Esta es una pregunta muy básica y aparentemente todos tenemos la respuesta muy clara, pero si nos empezamos a cuestionar, reflexionar todas las cosas para poder sacar nuestras propias conclusiones, muchas veces descubrimos que nuestro pensamiento es diferente a cómo piensa el resto.

¿Hacemos las cosas y tomamos decisiones desde dónde lo que nosotros realmente queremos o cabe la posibilidad de qué estemos influenciados en estos proceso?

En ámbitos como el de la pareja, aunque podríamos extrapolarlo a cualquier área de nuestra vida, tenemos como una programación de lo que es realmente una pareja feliz, vivir en pareja, casarse, dormir en cama de matrimonio…

Nos han introducido de una manera que ni siquiera sabemos lo que está bien y lo que está mal, lo que tenemos que hacer y lo que no, así que la persona que se atreva a cuestionárselo y a actuar de otra manera…puede ser discriminado y en casos criticado y castigado.

¿Qué os parece si nos damos opciones varias de posibles elecciones?

¿Y si nos damos la opción de abrirnos a crear una realidad diferente, nueva…a crear un modelo diferente de pareja feliz, de familia feliz, de vida feliz?

Porque si yo me considero un ser único y a la vez os considero únicos a todos y cada uno de vosotros, también pienso que todas y cada una de vuestras parejas serán únicas, y se tendría que adaptar a lo que sois vosotros y a lo que necesitáis para ser felices.

Esto mismo se podría extrapolar a los demás ámbitos de nuestra vida.

Esta reflexión me ha llevado a la conclusión de la importancia de conectar con nuestra intuición, desde el corazón y dejar de ir en piloto automático obedeciendo a nuestras creencias limitantes que nos hemos creído como verdades absolutas y son una fuente de frustración constante y enfrentamiento.

Uniones con conciencia es libertad de ser, de estar, de amar y de querer.

Uniones con conciencia son libertad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *