Paz estado mental

La paz no es la ausencia de conflicto, es un estado positivo de la mente que aprendemos a cultivar en nuestro interior.

Es la paz interior la que puede traer paz a nuestro entorno, a nuestra familia, a la sociedad y a una mayor escala, al mundo.

Para crear paz en nuestras comunidades y naciones tenemos que mirar en nuestro interior.

La meditación es ese viaje hacia adentro que nos lleva a las soluciones duraderas. Una vez que encontramos la paz interior, somos capaces de compartirlas con nuestras familias, amigos y sociedad. De esta manera nos podemos mover hacia la creación de un mundo mejor.

Expande las Olas de Paz

Un aspecto interesante es que tenemos la habilidad de influir nuestro entorno. Cuando entramos a una habitación donde a tenido lugar una pelea, nos sentimos un poco incómodos, en contraste cuando entramos a una habitación y encontramos un bebé jugando, el entusiasmo y la alegría nos inunda, incluso si estamos cansados.

De igual manera en una situación turbulenta si tenemos paz interior y fortaleza interior, podemos expandir esas vibraciones de paz en nuestro entorno y ayudar a reducir la turbulencia.

Unos pocos minutos de meditación a diario nos ayuda a mantener la calma en cualquier tipo de situación.

Para una meditación fácil, sigue los siguientes pasos:

Crea un entorno agradable

Es aconsejable meditar en un lugar tranquilo. Esto reduce las distracciones y te ayuda a profundizar en tu experiencia.

Realiza una practica regular

Es una buena idea meditar dos veces al día y ser regular con la práctica. De esta manera puedes observar los efectos positivos cada días.

Medita en grupo

Te puedes juntar con algunos de tus amigos para meditar en grupo, esto mejora tu experiencia, y te ayuda a regularizar la práctica.

Realiza algunos estiramientos antes de meditar

Esto ayuda a liberar el estrés y la tensión acumulada en el cuerpo, te ayuda a relajarte para disfrutar mejor de la meditación.  

Observa tus pensamientos

No hagas ningún esfuerzo por resistirte a ellos. Permíteles fluir.

La meditación no lleva esfuerzo.

Tómalo con calma

Asegúrate que meditas entre 10-15 minutos. No te apresures en abrir tus ojos.

Asegúrate de que tu estómago no esta muy lleno.

Esto te ayudará a no quedarte dormida.

La meditación modifica las zonas del cerebro relaciones con la memoria, la consciencia de uno mismo y la compasión, de acuerdo a un estudio realizado en Massachusetts General Hospital in Boston and the University of Massachusetts Medical School in Worcester.

Otros estudios han encontrado diferencias en los cerebros de las personas que meditan regularmente y las que no.

La meditación Mindfulness  es la práctica de prestar atención a lo que estás experimentando momento a momento, sin hacer juicios de valor.

Desde inicio de los años 80, esta meditación se ha hecho un lugar que ha crecido con los años en el área del cuidado de la salud y la medicina porque se ha evidenciado que es beneficiosa para la salud emocional y física.

Por ejemplo ayuda a reducir la ansiedad, el estrés, la depresión, el dolor crónico, la tensión arterial y el colesterol.

Estudios sugieren que ayuda a mejorar la función inmunológica del organismo. Una investigación encontró la relación entre la meditación, un mejoramiento en el bienestar psicológico y el aumento de la encima telomerasa, esta encima es muy importante para la salud a largo plazo de las células. Con avances en las neuro-imágenes los científicos exploran el mecanismo del cerebro que está detrás de todos estos beneficios.

No puedes ver o tocar el estrés, pero puedes sentir sus efectos en tu mente y en tu cuerpo. En el corto plazo el estrés acelera los latidos de tu corazón, aumenta la tensión arterial y el ritmo de la respiración. Pero cuando estás constantemente bajo los efectos del estrés tus glándulas adrenales producen en exceso la hormona cortisol. Una sobreexposición a esta hormona puede afectar el funcionamiento del cerebro, del sistema inmune y de otros órganos. El estrés crónico puede contribuir a la ansiedad, la depresión, enfermedades del corazón e incluso acortar la vida.

Aunque quizá no seas capaz de erradicar las raíces del estrés, puedes minimizar los efectos en el cuerpo. Una de las técnicas más fáciles y posibles para aliviar el estrés es la meditación, un programa en el cual tu atención se enfoca hacia adentro para inducir un estado de relajación profunda.

Artículo en Inglés tomado de: www.chopra.com

Traducido por www.janehernandez.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *