LA EDUCACIÓN CONSCIENTE,VIVA Y ACTIVA

La educación consciente tiene el potencial de cambiar el mundo” Aletha Solter

El sistema educativo convencional, surgió en plena era industrial, en la cual hacía falta mano de obra especializada y obediente. Los tiempos han cambiado radicalmente, y seguirán cambiando sin embargo, el modelo de enseñanza apenas ha evolucionado. Los niños están siendo preparados para afrontar un mundo que ya no existe.

La creciente inquietud por parte de progenitores y profesionales de la educación, al ver que éstos métodos de enseñanza convencionales tan obsoletos minan la autoestima y la motivación de muchos jóvenes, está favoreciendo que surjan nuevos modelos educativos mucho más respetuosos con los ritmos naturales de cada niño,  permitiendo que desarrolle sus talentos y creatividad de una manera libre y saludable.

En la era actual hace falta gente con iniciativa, motivada, creativa y con capacidad para adaptarse a los cambios y reinventarse las veces que haga falta. Para ello, es vital cultivar y fortalecer las habilidades emocionales, la autoestima y la conexión de cada individuo con su propósito vital.

Hay varias corrientes de educación consciente y multitud de proyectos, pero en su esencia todos ellos comparten los mismos principios básicos:

·Nacemos y vivimos para aprender.

Venimos al mundo con una curiosidad voraz. Para mantener viva esa motivación solo hay que facilitar un espacio seguro, los materiales adecuados, y confiar en las capacidades de los niños. Al tener oportunidad de experimentar, los aprendizajes se integran de manera natural y permanente.  Rara vez nos sirven las experiencias ajenas. Por eso, los recuerdos que conservamos de nuestra etapa escolar, no son las explicaciones de los profesores, sino las vivencias, los juegos, los amigos…. Es importante que los pequeños tengan acceso al aire libre, la tierra, el agua, los árboles….. “Hay todo un mundo de infinitas posibilidades y quiero explorarlo”.

-Atención individualizada.

El proceso pedagógico debe adaptarse a los ritmos y necesidades de cada niño. Hay distintos niveles de madurez, gran variedad de habilidades, preferencias…. A los alumnos, no se les explican contenidos sino que se les enseña a aprender. Así, desarrollan sus propias herramientas y estrategias de aprendizaje y siguen descubriendo cosas nuevas por puro placer. “Confío en mis capacidades y cuando me equivoco, aprendo”.

 -Practicar la “no intervención”.

Los acompañantes se muestran presentes y disponibles, pero no hacen por los pequeños nada que éstos sean capaces de resolver por sí mismos. Así, se fomenta la autonomía y autoestima. “Aprendo a solicitar ayuda, y a confiar en la vida y en los que me rodean”.

-Acompañar las emociones.

La misión de los acompañantes es educar para Ser. Son personas muy preparadas tanto a nivel pedagógico como emocional ya que deben saber sostener las diferentes situaciones desde el respeto y el “no juicio”, y ayudar a los alumnos a que extraigan el aprendizaje de cada vivencia. Por eso, las ratios suelen ser de no más de 7/8 niños por acompañante. “Mis emociones son de muchos colores y las acepto todas”.  “El responsable de mi vida y mi felicidad soy yo”.

-Evitar los juicios en general,

tanto en positivo como en negativo. Así, los niños aprenden a tener su propio criterio a la hora de valorar las situaciones, su trabajo, su persona. Las calificaciones etiquetan a los alumnos  y generan competición y frustración.  Por eso, no hay exámenes ni notas. Los profesores elaboran informes con los progresos de cada alumno, sin emitir juicios numéricos. “Nuestro poder reside en nuestra actitud ante la vida”“Soy un ser único y valioso, con múltiples habilidades”.

-Límites saludables.

Son necesarios para crear un ambiente seguro y respetuoso para todos. Deben ser muy claros y coherentes en la medida de lo posible, son expuestos a votación en asamblea entre todos los miembros de la comunidad escolar. “Acatamos mucho mejor las normas cuando las comprendemos y hemos participado en su elaboración”.

-Cooperación en lugar de la competición.

Transmitir que el bien del colectivo, es el bien para mí. Se fomentan los proyectos y juegos cooperativos. “La única persona a la que deseo superar cada día es a mí”.

EL MODELO EDUCATIVO EN FINLANDIA

Es un ejemplo de educación consciente implantado en la escuela pública. Según los informes del Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes, Finlandia se encuentra siempre entre los mejores valorados del mundo, tanto en rendimiento académico, como a nivel de satisfacción personal  en cuanto a sus vidas fuera de la escuela.

Los diez pilares del sistema educativo finlandés

  1. Los docentes son profesionales valorados.  La titulación de Magisterio en Finlandia en complicada, exigente y larga, y además incluye entrevistas personales, por lo que los maestros son profesionales muy bien preparados y vocacionales.
  2. La educación es gratuita y accesible a todos. Los libros, material, comedor y transporte si el niño vive a más de 5km también es gratis.
  3. El reparto del dinero público se hace de forma equitativa. La igualdad de oportunidades es un valor esencial.
  4. Los objetivos son comunes pero los centros se organizan. Se planifican para conseguir los logros como mejor consideren.
  5. Educación personalizada. Se refuerza a los alumnos con dificultades para que éstas no vayan en aumento y así, están minimizando el fracaso escolar. Se respetan los ritmos de aprendizaje de cada niño y se evitan las pruebas y actividades estandarizadas.
  6. Los alumnos tienen tiempo para todo. Se da importancia también al juego y al descanso. Las jornadas en primaria son de 3 o 4 clases al día, y apenas hay deberes, el trabajo se hace en clase, no en casa.
  7. Preparar las clases es parte de la jornada laboral. Los profesores imparten menos clases y el tiempo restante preparan sus lecciones, investigan, y se organizan.
  8. Se evita la competencia y las cifras. No hay exámenes ni calificaciones hasta 5º curso (11 años).
  9. Se premia la curiosidad y la participación. Se valora la creatividad, la experimentación y la colaboración por encima de la memorización.
  10.  Los padres se implican. La sociedad considera que la educación es fundamental y la complementan con actividades culturales. Los padres reciben ayudas para conciliar la vida laboral y familiar y así disponen de más tiempo con sus hijos.

Una mirada hacia el futuro

Aunque hay cada vez más proyectos de educación alternativos, y algunos pueden  resultar económicos, en su mayoría son privados. En algunas zonas de España, sobre todo en la parte de Cataluña, ya hay algunos colegios públicos que funcionan bajo los criterios de la educación consciente.

Lo deseable sería que en un futuro cercano esto fuera una realidad al alcance de todos y que las generaciones venideras vayan felices al colegio, y disfruten aprendiendo, como es natural.

Aquí comparto un documental que me parece muy interesante

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *