AGRADECER, qué bonito verbo!

La mayor parte de la sociedad durante la mayor parte del tiempo no está viviendo…está envuelta en una sensación de desgana y frustración…y para mí, eso no es vivir. Pasamos la vida pensando en un futuro que creemos será mejor o en un pasado que ya nunca volverá.

Nos movemos entre pensamientos imaginando cuándo encontraremos pareja, cuándo me compraré ese vestido o esos zapatos tan bonitos, cuándo me pondré pecho… Pensamos que cuando esto ocurra, seremos felices. Pensamos que si cambian las circunstancias de nuestro alrededor, o si cambia el otro, creemos que también cambiará nuestro estado de ánimo y por lo tanto podremos sentirnos mejor.

Pero en realidad lo que sucede es que, o bien nunca llega eso que hemos imaginado o cuando nos llega no es para nada tal y cómo nos lo habíamos imaginado. Por supuesto, tampoco nos sentimos como imaginábamos que sería.

Nuestras expectativas eran tan altas que la realidad nos vuelve a hacer sentir frustrados ya que en ese momento ya deseamos otros sueños diferentes por lo que volvemos a sentirnos agobiados, incompletos e insatisfechos.

Se nos pasa la vida imaginando y no viviendo y deseando otra vida que no es la que tenemos.

Y la vida pasa… La vida va pasando mientras la mayoría de la gente no la vive. Y muchas veces nos damos cuenta cuando nos estamos muriendo o en otras ocasiones, nunca.

Y la vida está para vivirla y el primer y más importante paso es agradecer lo que somos y lo que tenemos.

Foto Rubén P.G.

Si no nos sentimos agradecidos por el gran regalo que es el PRESENTE, muy difícilmente encontraremos la felicidad en ningún momento de nuestra vida.

Agradezcamos el momento presente, sean cuales sean nuestras circunstancias, vivamos la vida tal cual es, porque pasa por delante de nuestros ojos y se nos va casi sin apenas vivirla.

Vívela.

Agradecimiento es UNIONES CON CONCIENCIA

4 thoughts on “AGRADECER, qué bonito verbo!

    1. Hola Elena! Así es! Muchas gracias por recordarnos que todos o casi todos tenemos la teoría muy clara, pero está claro que lo que nos cuesta es ponerla en práctica. Un saludo y gracias por leernos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *